Visitar Burgos | Galerías | Historia | Monumentos | La Catedral | Mapas
Paseos | Gastronomía | Camino de Santiago | Fiestas | Hoteles | Enlaces
Visitar Burgos
 
   
 

Historia de la ciudad de Burgos

Historia de BurgosLa ciudad de Burgos fue fundada en el año 884 por el conde Diego Rodríguez Porcelos en el mandato del rey Alfonso III, quien pretendía establecer un emplazamiento fortificado y amurallado para frenar el avance de los sarracenos. Para ello se eligió un cerro junto al río Arlanzón, en el que se denomina Cerro de San Miguel, en el que se sitúa el Parque del Castillo.

La privilegiada situación del emplazamiento, en la encrucijada de las principales rutas y caminos de la época y en mitad del Camino de Santiago, hizo que Burgos creciera rápidamente. En el siglo X Burgos ya era una gran ciudad de Castilla (llegando incluso a ostentar la capitalidad) y pieza imprescindible en la reconquista. Figuras imprescindibles de esta historia son Fernán González o Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador, el burgalés más conocido en todo el mundo.

Estatua de El Cid CampeadorEn el siglo XI Burgos comienza a perder peso militar y empieza a cobrar fuerza el comercio, basado principalmente en el Camino de Santiago y en la conexión de Burgos con los puertos del norte. En el año 1075 se estableció Burgos como sede episcopal, lo que unido a la relación de la ciudad con la ruta de Santiago, hizo florecer multitud de monasterios que enriquecieron su legado cultural. A su vez, se produce un importante incremento demográfico, que redunda en un incremento en la actividad económica de la ciudad.

En el siglo XIII se derriba la antigua catedral románica de la ciudad y, sobre su emplazamiento, comienza a erigirse en 1221 la actual Catedral de Burgos, un magnífico exponente del gótico y una de las más bellas catedrales del mundo. En esta época también se construye el Monasterio de las Huelgas.

Entre los siglos XV y XVI la ciudad de Burgos vive su etapa de mayor esplendor, coincidiendo con el reinado de los Reyes Católicos. En este período se construyen grandes palacios, como la Casa del Cordón (Palacio de los Condestables de Castilla, de estilo renacentista, hoy sede de Caja Burgos). Burgos llega a tener 25.000 habitantes y la ciudad se expande hacia el otro lado del río Arlanzón. Sin embargo, a partir de 1575, la prosperidad de Burgos se derrumba, debido principalmente al deterioro de sus exportaciones y a la importancia que cobra el tráfico con el nuevo continente descubierto por Colón. La peste y el hambre redujeron la población de Burgos hasta los 4.500 habitantes, a mediados del s. XVII.

Imagen del Arco de Santa MaríaEn el siglo XVIII Burgos comienza a despertar de su letargo. En el s. XIX, tras su ocupación por los franceses, que volaron el Castillo, Burgos comenzó a tomar su actual forma. Para entonces ya contaba la ciudad con su conocido Espolón, el edificio del Ayuntamiento, o los paseos del Espoloncillo, la Isla o La Quinta, así como la mayor parte de los edificios históricos del centro de la ciudad.

En la década de los 40, en el siglo XX, comienzan a instalarse las primeras industrias en la ciudad, aunque no sería hasta los sesenta cuando se crea el polo industrial de Burgos, que realmente comenzaría a dar vida nuevamente a la ciudad.

En 1984, la Catedral de Burgos es catalogada como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, lo que supuso un importante apoyo para una muy necesitada rehabilitación de este insigne monumento burgalés. Además, el legado cultural de la ciudad y su situación en el Camino de Santiago, han favorecido una importante actividad turística en la ciudad.